jueves, 31 de marzo de 2016

Radiopoemario: homenaje a Carlos R de Alba (30 de marzo, 2016)



El Radiopoemario, un proyecto enfocado a la difusión de la poesía en todas sus expresiones y estilos, en donde brindamos un homenaje a los grandes maestros que son parte de la formación de las nuevas generaciones de poetas en México. Durante todo el mes de marzo, durante cada miércoles, contamos con la presencia de los maestros: Marco Antonio Campos, José Manuel Recillas, Eduardo Langagne y Carlos R de Alba.

En nuestra sesión de clausura, contamos con la participación de Carlos R de Alba, cuya labor se extiende a las aulas de Radio UNAM, donde ha impartido múltiples talleres de guionismo y estudio de la obra "El quijote de la Mancha". 


Maestro Carlos R de Alba


El maestro comenzó la lectura con un soneto de amor. Cito:

Que la guerra de amor no te dé tregua:

que tus amantes se batan en duelo,
que por tu cuerpo se inflamen los yielos
y despiertes ansias de ígnea yegua.

Que tu belleza desate la guerra:
al paladín, en tierra, done el cielo,
y a los derrotados brinde el consuelo
de haber remozado su vida huera.

Que encuentres un cantor de alto vuelo
que hable con tal minucia tu hermosura
que a todos les cause mortal desvelo.

Que en voces de ardiente y sonora hechura
tu mundo se pronuncie con tal celo
que bendiga las voces en que dura.


Seguido de los poemas del libro: "Tú más secreta orilla" (ver vídeo)





Un recital compuesto de las formas clásicas de la poesía, desde el soneto, hasta el haiku que es un género poético de origen japonés. Los haikus se escriben, según la tradición, en tres versos sin rima, de 5, 7 y 5 sílabas, respectivamente. Suelen hacer referencia a escenas de la naturaleza o de la vida cotidiana. Cito:


Sólo a brillar

vinimos y a apagarnos

en lo fugaz.

*********

Temblando secos

crujen los tiempos idos:

¡briznas de eco!

********

Sombra de niebla

y destellos furtivos

son nuestra huella.





El poema En la mitología griega, Deífobo (en griego Δηΐφοϐος) es un príncipe troyano, hijo de Príamo y Hécuba, y hermano de Héctor.

Tras la muerte de Paris, Deífobo se casa con Helena. En la caída de Troya, Odiseo y Menelao atacan su casa y se apoderan de ella. Más tarde, Deífobo es muerto y mutilado por Menelao, quien se lleva consigo a Helena de vuelta a Esparta. 

En la Eneida de Virgilio, Deífobo se aparece a Eneas en el mundo subterráneo y le relata la historia de su muerte.

El maestro De Alba, compuso un poema de éste pasaje. 

Deífobo a Helena (ver vídeo)





El recital del poeta De Alba, cerró con los poemas inéditos del libro "Páramos", el cual retrata la situación política de México.


Alumnos, amigos y público asiduo al Radiopoemario, durante
el homenaje al maestro Carlos R de Alba. 


Radiopoemario, proyecto realizado con el apoyo de La Sudirección de Extensión Cultural de Radio UNAM y producido por la que suscribe éstas relatorías los miércoles de cada mes.

Pueden consultar todas las relatorías desde septiembre de 2014 a marzo de 2016, en éste mismo blog. 


Mónica González Velázquez
Luz y poesía

jueves, 17 de marzo de 2016

Radiopoemario: Homenaje a Eduardo Langagne (16 de marzo 2016)

Eduardo Langagne (México, 1952). Poeta y traductor, maestro en Letras Latinoamericanas por la UNAM. Miembro del Sistema Nacional de Creadores del Arte.


A poco más de año y medio de presentar cada miércoles las sesiones del Radiopoemario y gracias al apoyo del maestro Carlos Narro Subdirector de Extensión Cultural de Radio UNAM, la Sala Julián Carrillo se convirtió un foro especial para la poesía.

Comprende nuestro ciclo, tres etapas que van de septiembre a noviembre de 2014, febrero a septiembre de 2015 y febrero a marzo de 2016. 






Nuestra propuesta estuvo encaminada a las poéticas experimentales, nos referimos a la forma del discurso, fuera de la concepción clásica de la poesía. La manera de hacer busca otros lenguajes que van más allá de lo escritural. No obstante partimos de las formas clásicas, por ello, rendimos un merecido homenaje a los maestros que son parte esencial de nuestra formación literaria.

Saúl Ibargoyen, Raúl Renán, Hugo Gutiérrez Vega, Iliana Godoy, Marco Antonio Campos y José Manuel Recillas; fuerón nuestros maestros invitados y en la antepenúltima sesión del ciclo especial, tuvimos el gran honor de contar con el reconocido poeta Eduardo Langagne, quien en su carrera literaria cuenta con importantes reconocimientos como el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes y el Premio Casa de las Américas de Cuba. 

Muy puntual y sonriente, el maestro Langagne se presentó en la Sala Julián Carrillo, ante un público compuesto mayormente por estudiantes. El recital inició con el poema "Descubrimientos", una hermosa oda a la mujer amada. Cito:



colón no descubrió a esta mujer
ni se parecen sus ojos a las carabelas
jamás hizo vespucio un mapa de su pelo
nunca un vigía gritó tierra a la vista
-aunque vuelan gaviotas
en las aproximidades
de su cuerpo
y en su continente se amanece cada día-
a esta mujer no la descubrió colón(fragmento) 


Y en un tono más existencial el poema "Navegantes" (ver vídeo adjunto).






Navegar é preciso

viver não é preciso



El timón no se corrige enderezando el barco.

A babor se escribe.

A estribor se reposa pero late furioso el corazón.
La tempestad se avecina, sabe y grita el vigía
En qué maldito mar entrometimos el destino.
En cuál interminable océano decidimos aprender a vivir.

(fragmento) 


Paralelamente a su amplio curriculum literario, el maestro Langagne, ha realizado letra y música de canciones. La composición forma parte de su oficio. Tuvimos la gran fortuna de escuchar fragmentos de poemas que hayan su forma en la décima popular, y  son parte del libro: "El reposo del guerrero", editado por la Decanatura Cultural de la Universidad Externado de Colombia.





Casi para concluir el viaje por la poética del maestro Langagne, escuchamos dos poemas que en su discurso nos llevan a la reflexión nuevamente existencial. Cito:

IGUAL QUE EN EL GRABADO DE ESCHER

No sé si subo o bajo la escalera
Si desde arriba ya alcancé el peldaño
No quiero más abajo hacerme daño
-descender o ascender lo hace cualquiera-
Si desde abajo encuentro la manera
Puedo alcanzar el linde de lo extraño
Si bajando traspaso la frontera
Si subiendo traspaso la frontera
Puedo alcanzar el linde de lo extraño
Si desde arriba encuentro la manera
-descender o ascender lo hace cualquiera-
No quiero más arriba hacerme daño
Si desde abajo ya alcancé el peldaño
No sé si bajo o subo la escalera
(2010)


"La mesa del escribano" (ver vídeo adjunto).





“No soy un escritor,
soy un escritorio”,
habría trazado Pessoa
con un íntimo ritmo marítimo
en el papel amarillento como un mapa
sobre la mesa hostil
donde escribía
las cartas comerciales
de su supervivencia.

Y Álvaro de Campos habría pensado:
“no soy una persona,
soy un personaje”,
mientras Fernando escribía
en su escritorio múltiple
las voces más expresivas del convulso Siglo.

(fragmento)



Para concluir la sesión, se leyó el poema a Mae West del libro “Verdad posible” (Fondo de Cultura Económica, 2014). Premio especial José Lezama Lima, de Casa de las Américas, de Cuba. 

Según ha declarado el autor, se trata de un volumen con un planteamiento particular, en donde la poesía cabe dentro de la ficción, si se analizan las exploraciones que hace el creador desde el “yo poético”. 

Dividido en cinco partes. La primera consiste en una serie de retratos imaginarios que tienen por denominador común a los iconos pop de una generación, tales como Mae West o Bob Dylan. 

La segunda traza un diálogo más directo del poeta con sus maestros literarios y las últimas partes del libro están constituidas por poemas más breves donde comparte sus conclusiones y consideraciones sobre el acto de escribir. 


"Poema a Mae West" (ver vídeo adjunto). 







Con toda gentileza, el maestro propuso abrir una ronda de preguntas y respuestas, con el público. Un asistente, hizo una alusión a "El ciervo herido", hoja literaria surgida del Taller de Literatura del Centro de Estudios del Folklore Latinoamericano, dirigida por Ricardo Yáñez.

Publicación que apareció quincenalmente entre diciembre de 1975 y enero de 1977, en donde los poemas y textos de los editores (Isabel Quiñónez, Enrique Balpa, Eduardo Langagne y el mismo Ricardo Yáñez) aparecieron junto a colaboraciones de Carlos Prospero, Elena Milán, Ricardo Castillo, José Joaquín Blanco, José Emilio Pacheco, Jorge Alejandro Boccanera, Agustín Hernández, Mario Santiago, Roberto Bolaño, José Manuel Rivera, Adolfo Castanón, Alejandro Aura, David Huerta y otros.

Privilegiados con la lectura del maestro Langagne, una hora no será suficiente para brindarle un homenaje a toda su trayectoria. Nuestro mejor homenaje, será seguir leyendo su obra: siempre. 

jueves, 10 de marzo de 2016

Radiopoemario: Homenaje a José Manuel Recillas (09 de marzo 2016)



El pasado miércoles 09 de marzo, la Sala Julián Carrillo abrió sus puertas a un nuevo y merecido homenaje. Nuestro poeta invitado fue el maestro José Manuel Recillas (Ciudad de México, 1964), poeta, ensayista, crítico literario, traductor, editor y melómano. 





La selección de obra, estuvo dedicada a una de las grandes pasiones del poeta: la música. Pudimos escuchar textos dedicados a músicos y compositores. Cito:


a Miguel Salmón del Real


Leer lo ya leído es ordenar

y dar sentido al mundo brevemente,

dar cauce a lo inasible evanescente

y así un mundo nuevo iluminar.




El todo y el detalle han de llegar

--secreto mecanismo del presente--

domando luz y sombras en la mente

y así la eternidad reconquistar.



De nuevo, cada vez, que todo sea,

lo busque o no el Demiurgo sin nombrarlo

--a la Creación hay siempre quien la lea.



Toda ocasión sea nuevo comienzo

para el mundo hacer y después negarlo

--espacio necesario del disenso.





Passacaglia, Der Schutzengel
Incendia nuevamente esta Ciudad, amor de nombres mil y un solo verbo,impía ciudadela que te adora y entrega cada noche nuevas almasy oscuros condenados que tú sabes quiénes son y por qué van a morir,no veles nunca el sueño que te sueña, no cejes en dejarlo abandonado,como si en ello el hálito perdieses, como eso que has perdido y aún te besa,no dejes ni una espina en el rosal, ni un resplandor para la ausencia que hassembrado entre los cardos de esta cerca que me separa para siempre, impía,de todo lo que es boca enamorada, hoguera entre la noche que se escapaapenas pronunciada entre tus labios, amaneciendo en todo como un beso,como el rosario que entre manos portas hacia un silencio que es apnea y noche,condena que es mi sombra y un destello, el doble encierro de un olvido y muerteque apenas pronunciado se congela. Incendia nuevamente esta Ciudaddejando a Eneas prisionero en mí. No dejes piedra en vilo para ahogar las horas que nombrar te puedan, locas, como postrer palabra de la auroraque entre los labios húmedos te llevas lejos del pozo en que se ahoga todo.No sepa mi cadáver de la ausencia poblando esta ciudad en ruinas, muertaen los reflejos rotos de una tarde que, impostergable, no quiere quedarseperdida entre los trinos y acuarelas de un no vivir que se pronuncia ausente,desmoronado verbo enguijarrado, que nada sabe de sí mismo y calla,y cae entre las manos, se amorata y piensa en la gramática sedienta,perdida y sin sonido, apenas eco, apenas un temblor de hielo y númenes,fragmentación del nombre que es derrumbe, monotemático silencio oscurobuscando, en vano, un par de manos menos frías que este morir que tú has dejado ardiendo fuego adentro y sin remedio. 
(fragmento)








Y luego pudimos escuchar una variación en la poética del maestro Recillas, fuimos de Schutzengel a la realidad palpitante que nos ha golpeado a través de la historia, a la realidad que nos sigue golpeando, sobretodo en el ámbito laboral de las oficinas gubernamentales y/o estatales. Cito:



Oda a los lamehuevos

Uno se pregunta, al revisar la historia,
qué pasó con los lamehuevos en el México del siglo xix.
En los libros de Historia de México
nos recuerdan quea finales del Porfiriato,
según el censo oficial de aquellos años,
de 15 millones de habitantes que tenía México,
9 millones 591 mil 752 vivían bajo la servidumbre
y la esclavitud en más de diez mil haciendas.
En aquellos tiempos sólo había pobres.
Pero los pobres pueden ser redimidos.
Así lo entendió ese prócer de la Patria,
que humildemente se autodenominó soldado del sistema,
Emilio Azcárraga Milmo, cuando dijo
que “México es un país de clase modesta, muy jodida…
que no va a salir de jodida”.

Sabemos que hoy en día hay menos pobres que en el Porfiriato.
Un siglo después, al menos porcentualmente,
hay menos pobres por los cuáles preocuparse.

Pero lo que sabemos es que no sabemos casi nada de los lamehuevos
y lo que sabemos sigue siendo escaso y mal documentado.
Tal vez por eso conviene reflexionar,
o al menos comenzar por enlistar
lo que creemos saber de los lamehuevos.

No debemos confundir al lamehuevos con el lambiscón.
La labor de éste mucho más humilde es
y casi siempre anónima, perdida en los pasillos
y escritorios de oficinas donde alguna vez todos hemos trabajado.
El lambiscón es de escasa mirada, y no hay gloria en su labor.
Quizá porqueel lambiscón ocultar sus defectos busca,
sus defectos de carácterdisfrazar,y ocultar su ineptitud rampante.

(fragmento)



Con una sonsrisa, acudimos a la despedida de un recital variopinto, donde como los grandes músicos, el maestro Recillas hizo gala de La variación. La Sala Julián Carrillo dejaba ver caras conocidas, el público cautivo de cada miércoles de Radiopoemario. 


El maestro José Manuel Recillas, Mónica González Velázquez 
productora de Radiopoemario.

jueves, 3 de marzo de 2016

"Las OTRAS palabras". Diálogo con las poéticas experimentales (relatoría)




miCielo ediciones a través de la XXXVII Feria Internacional del Palacio de Minería, tuvo el gran gusto de participar en la programación de sus eventos culturales, con el ciclo: "Las OTRAS palabras". Diálogo con las poéticas experimentales. 







Contamos con la participación de ponentes inmersos en la investigación y creación de posibilidades de la poesía en sus distintos formatos de representación. Aquí les presento un breve resumen de lo que aconteció en éste ciclo.




Lunes 22 de febrero



César Espinosa y Araceli Zúñiga


30 años de las Bienales Internacionales de Poesía Visual-Experimental
Por Araceli Zúñiga y César Espinosa 

César Espinoza, curador del museo universitario El Chopo, habló de cómo se han llevado a cabo las bienales: se invita artistas a que manden piezas por correo y se exhibe todo lo que llega. Así nació el Poema colectivo Revolución, que actualmente se puede encontrar en el sitio web del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMa). Las bienales se presentaron en sedes muy diversas, como en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) unidad Xochimilco y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Espinoza hizo un recuento histórico de la poesía visual, pasando por los poemas visuales que están presentes desde los tiempos mesopotámicos y los caligramas, que autores como Tablada hicieron en la década de los 20. La poesía visual tiene su antecedente inmediato en la poesía visiva de los años 60, que tomaba un mensaje publicitario y lo transgredía por competo, convirtiéndolo en otro.


Araceli Zúñiga expuso que la poesía visual tiene mucho que ver con las revoluciones y con la literatura de la resistencia, pues busca transgredir y romper un contexto: “La palabra es nuestra madre universal. Cuando nos metemos con la palabra, nos metemos con las formas de vivir, de pensar, de ser.”



José Vicente Anaya Leal


Los infrarrealistas
Por José Vicente Anaya Leal

"Infrarrealismo fue el nombre que elegimos porqué en los 60´s la literatura de ciencia-ficción y el futurismo estaban en su apogeo. Nosotros como Infrarrealistas, adoptamos el nombre en alusión a nuestra poesía porque llamaba a otra realidad”, añadió Vicente Anaya.



El poeta sostuvo que “cada poema es una utopía. Una utopía es un lugar que no existe pero que debería de existir”. También mencionó que la historia de esta asociación está documentada gracias a la novela Los detectives salvajes de un miembro del grupo, Roberto Bolaño, que ha sido traducida a todos los idiomas.

Los manifiestos son referentes de los grupos de artistas de las vanguardias del siglo XX como el Futurismo italiano, el Dadaísmo y el Surrealismo; y el Infrearrealismo no se mantuvo ajeno. Durante el conversatorio, Vicente Anaya interpretó algunas piezas de sus colegas: Lorena de la Rocha y Darío Galicia.

Posteriormente dio lectura algunos fragmentos del manifiesto que escribió en 1975 como parte de los infrarrealistas:

  1. "La gente está enferma de cordura y sensatez. Todos los conformistas sufren de cordura y sensatez…"
  2. "El Infrarrealismo es la espontánea e inesperada aparición de la clave determinante que asalta y construye todas las reglas que constriñen y retrasan al ser humano y sus manifestaciones".
  3. "Infrarrealismo es la contingencia que lidia con todos los cambios que nunca pueden ser previstos por el racionalismo. Está aquí y ahora. Todo lo penetra y viaja en el vehículo de lo inmediato. Para ser infrarrealista hay que vivir donde lo extraordinario sucede cotidianamente, donde lo imposible es posible y los actos inciden en las cosas inesperadas”.

Para concluir, José Vicente Anaya puntualizó que el movimiento original sólo vivió tres años (se terminó en 1978).




Martes 23 de febrero


Luis Alberto Arrellano


Riesgos calculados

Por Luis Alberto Arrellano



En éste conversatorio, el poeta Luis Alberto Arrellano abordó las poéticas experimentales desde su proceso creativo. El poeta compartió el texto "Fotogramas del Ocio" para comenzar su intervención.


"En un principio tomé talleres de poesía con el poeta David Huerta, donde estudiamos el siglo de oro español, principalmente. Más tarde trabajé la exploración de discursos irracionales", comentó Arrellano.

En los libros "Plexo" (Tierra Adentro) y "Bonzo" (El quirófano ediciones), el poeta trabajó dos registros de lenguaje: el discurso hegemónico de las campañas de prevención del delito del Gobierno Federal y los mensajes de las narcomantas; dado que en la poesía actual casi todo es permitido como materia poética.


La obra del poeta, músico, dibujante y pintor Jean-Michel Basquiat, también ha sido una influencia en algunos de sus textos, quizá en algunos de los versos de "Grandes atletas negros" (Luzzeta editores). Cito:

Objetos metálicos tras una película de plástico:
serpientes cromadas con puntas de goma en los extremos
cuadrúpedos de colores oscurecidos
desventrados y decapitados
con soportes anatómicos en los costados
y ruedas donde deberían estar las pezuñas
antebrazos huecos y metálicos para recibir
al miembro desvencijado
Eso lo resume todo
artefactos de tracción humana:
la ortopedia para tener un día feliz
como en los cuentos de hadas
donde los pobres obtienen la recompensa
los caballeros matan al dragón
y el hada madrina se masturba sola
en el sofá de una casa abandonada
         (fragmento) 



En la suma de las intervenciones, se resume la idea del poema como una herramienta con sentido social.


Mónica González Velázquez y Rafael Morales Cendejas


Las posibilidades del libro, el universo de la edición alternativa
Por Mónica González Velázquez 
Rafael Morales Cendejas 

En el conversatorio, se habló de las posibilidades de la edición de un libro, más allá de su formato convencional. Los editores de cada proyecto, hablaron de las estrategias para la difusión de proyectos que nada tienen que ver con la industria editorial y los grandes emporios. "Nada tenemos que ver con los best sellers, porqué tampoco nos asumimos como vendedores de libros; sino como artistas del libro e incluso promotores de las poéticas experimentales", agregó Mónica González Velázquez editora de miCielo ediciones. Por su parte Rafael Morales Cendejas se asume como editor de libros de artista, ediciones que tienen que ver más con su creación personal; sin embargo fue el editor y compilador de la antología "We are visual poetry" libro digital que compila el trabajo de más de cien artistas mexicanos cuyo trabajo se circunscribe en la poesía visual. 

"A riesgo de proclamarnos editores underground, no nos manejamos bajo las normas del mercado, ni somos proyectos que dependan de becas institucionales. Sí cuidamos la calidad de nuestra propuesta editorial y trabajamos de manera conjunta con artistas visuales y escritores nacionales e internacionales", en ésta idea congeniaron tanto Mónica, como Rafael. 



Carlos Aguasaco, Carlos Velásquez Torres y Mónica González Velázquez


Nuevas tecnologías y nuevas poéticas experimentales: 
la vanguardia del siglo XXI
Por Carlos Aguasaco (Bogotá, NYC) 

La poesía en la era de las nuevas tecnologías. 
¿Pliegues y despliegues en nuevos ámbitos o la persistencia del barroco?
Por Carlos Velásquez Torres (Bogotá, Colombia)


Como disciplina propia del discurso literario, la poética tiene un objeto propio, la literatura, en la cual se diferenciará formalmente con otro tipo de discursos, como la lingüística, la sociología, la estética. Esto se debe a que el lenguaje de la literatura se diferencia de los otros lenguajes porque está constituido por un código poético. No obstante se puede apoyar en las otras ciencias en la medida que el lenguaje forme parte del objeto. Tales como las disciplinas que traten del discurso. Cuando hablamos de poéticas experimentales, nos referimos a la forma del discurso, fuera de la concepción clásica de la poesía. La manera de hacer busca otros lenguajes que van más allá de lo escritural.


Todas las vanguardias han aportado una nueva forma al discurso, y se sustentan en el estudio de las formas clásicas. En la actualidad, se cruzan las experiencias y prácticas, para abordar el acto creativo, la escritura misma. Los artistas implementan lo sonoro, visual, perfomático, corporal o cinematográfico en la escritura. A esta tendencia se agregan las nuevas tecnologías. Esa suma de interacciones y posibilidades de representación del lenguaje escritural es que se podría denominar como la persistencia del barroco. 



Nota del editor


RADIOPOEMARIO: Homenaje a Marco Antonio Campos (02 de marzo 2016)





El pasado miércoles 02 de marzo, inició el ciclo especial del Radiopoemario, cuya inauguración se llevo a cabo con el homenaje al maestro Marco Antonio Campos (Ciudad de México, 1949). 







El maestro Campos ha formado generaciones de poetas, no sólo en México, donde fue profesor de literatura en la UIA (1976-1983), sino también como profesor invitado de Brigham Young University (1991), y en las universidades de Buenos Aires, La Plata (1992) y la Universidad de Jerusalén (2003).


Durante casi una hora, el público tuvo el gran honor de escuchar de viva voz la lectura de los poemas: Aquellas cartas, Cefalonia, Grabados españoles I y II, Por la calle de los anticuarios, Pero en serio ¿valió la pena? Poemas incluidos en el libro “Ningún sitio que sea mío” cuya selección fue realizada por Stefaan van den Bremt (Secretaría del Estado de Michoacán, 2010). 




Aquellas cartas

El ayer llega en el hoy que saluda ya el mañana.
Era fines del '72. Yo atravesaba en tren
Europa occidental, o caminaba, por saber adónde,
un sinnúmero de calles, y en cuerpos ondulados
de jóvenes tenues, o en la delgadez del aire en la rama
de los castaños, o en reflejos, que creaban imágenes,
en aguas del Tajo, del Arno o del Danubio, la creía ver,
y ella lejos, en mí, en Cuidad de México, con sus
clarísimos 19 años, regresaba en verde o azul, para luego irse
y regresar e irse en el ayer que hoy llega para hablar mañana.
Era fines del '72, y yo no sabía que el mirlo cantaría para mí
a la hora del degüello. Ella hablaba de amor en mí, por mí, de mí,
pidiéndome que le enviara más cartas, que guardaba
-eso decía- en el color de los geranios sobre los muros
de su casa en el barrio de San Ángel, sabiéndola diciembre
que era de otro, pero yo le escribía cartas y cartas
en el compartimiento del tren de una estación a otra,
bebiéndome milímetro a milímetro la morenía de su cuerpo
como antes, sin saber que la tinta se borraba como
el color de los geranio en el muro de su casa.
Pero al evocar ese ayer convertido en un hoy que es ya mañana,
sin escribir ya cartas entre una estación y otra, me parece
que aún oigo la canción del mirlo a la hora del degüello.







Pero en serio ¿valió la pena?


Ya no podríamos escribir como en esa época, en los años oscuros
cando creíamos que el numen podría pertenecernos,
cuando era fácil creer que se haría la Gran Obra,
el poema de gran hálito con la música y el significado
que nos darían los dioses (cómo no creerlo),
que la poesía y el ángel, la figura y la forma serían para nosotros.
Pero al mirar lo que escribíamos a lo largo de los años
se hacía conciencia de que las alas de los pájaros no,
definitivamente no, no aleteaban con un ritmo propio,que en efecto y así y claro no podíamos decir exactamente
lo que queríamos decir, que en poesía, salvo un ramo
de poetas cada siglo, los demás debemos resignarnos
para ser los lacayos que conducen el carro de los grandes,
y sin embargo, y sin embargo aseguro que al menos la Poesía
me dio otras cosas: una manera de mirar la mirada de los pájaros
                                                                                                                      migratorios,
de armar desde el sueño imágenes de la pintura y del cine,
de apreciar más a fondo la ligereza y la dulzura corporal en las mujeres,
de admirar en las tardes y las noches las hileras de los mástiles
en los puertos, la higuera y el olivo
en medio del huerto en la noche azul de Jesucristo azul,
porque el reino de Dios no estaba cerca, sino en nosotros mismos.
Pero en serio, es una pregunta en serio para uno mismo o para
                                                                                                          cualquier poeta
a cierta altura de su edad: ¿valió la pena el sacrificio, valió la pena abandonar
la apuesta de la acción para entregarle la vida a la inutilidad de la
                                                                                                                     poesía?


                                                                                                                       


El mejor homenaje que podemos rendirle a un poeta que además ha formado a nuevas generaciones, es leer su trabajo. Ante la pregunta: Pero en serio ¿valió la pena? No queda sino el agradecimiento a la enseñanza. Sí, sí ha valido la pena. ¡Gracias maestro Campos!