lunes, 13 de febrero de 2017

MORTEM

Alex Dario Rivera M (Santa Bárbara, Honduras, 1975)





A los poetas Mónica González Velázquez (México), Carlos Villalobos (Costa Rica), Chary Gumeta (México), Jorge Canales (El Salvador), Eric Doradea (El Salvador), Ariel Montoya (Nicaragua), Otoniel Guevara (El Salvador), Melissa Merlo (Honduras), Israel Serrano (Honduras), Elvin Munguía (Honduras), César Lazo (Honduras), y muchos más, por esa cercanía que la poesía ha propiciado. 



Si mis despojos son encontrados, cuando la muerte llegue puntual, 
quiero que carne y huesos míos se pudran en “El Pretil”
 viendo el culebreo del río Ulúa, y la eterna rutina de la caída del sol.




I

Salir sin zapatos al patio. Pisar los restos de humedad esparcida por la noche. Evocar la memoria de las cortezas, y elogiar el capricho de una flor aferrada a la acera. Escuchar bajo tus pies trasnochados el leve quejido de lo que se pudre, y a pesar de esa percepción sobre la muerte, intuir que la vida se multiplica, que de tus manos germinan lianas, plantas trepadoras alcanzan tu cuello, y sentir el crecimiento de raíces que se profundizan, mientras recoges con la planta de los pies, un poquito de la lluvia, que por dentro te falta.



II

Al abrir, me llenó el pecho de signos de admiración. Los signos de puntuación se escondieron en las bisagras, y en el contramarco de la vieja puerta leí un dulce prólogo escarbado en la piel de la madera. Luego, las hojas guardaron silencio, y yo sentí el deber de cerrarlas. El epílogo de la historia, fue apenas: dos signos de interrogación, el punto final de una aldaba oxidada arrojada en el suelo, y un infinito callejón por donde salir huyendo.



III

Escucho el tren de la noche acercándose a toda prisa; esta vez, al parecer, soy el único pasajero en la estación.



IV

En ocasiones, solo algunas veces, los días pasan con rapidez y las noches lentamente, o viceversa. No es asunto de solsticios o equinoccios, si no, de ausencia o compañía, de odiar o amar, de extrañar o poseer, de asma o pulmones limpios. De añorar la eternidad, o desear entrañablemente la muerte.


V

No temo a las cenizas, ni espero resurgir de ellas cual Fénix. Hoy, mis ramas secas, han comenzado arder.



VI

Quisiera borrar el mes de julio del calendario, tachar el día treinta, y que así, sin cuentas, cuentos, ni recuentos, me encuentre repentinamente la muerte. Apenas, si acaso, con un dejo de amarillento placer en la mirada, y unos cuatro recuerdos guardados en las remendadas bolsas de mi pantalón.



VII

A pesar de ser martes, y de que esa vieja sentencia de no casarse ni embarcarse aún revolotea en el palabrerío de la gente: en la mañana despedí la tristeza. La eché de la casa. Tenía cinco días conmigo; le serví un café y la acompañé al portón insinuándole la calle, el camino. Antes de despedirla, le supliqué que se olvidara de mí, que habían otros que a lo mejor bien le corresponderían. Entré a casa, extrañándola de alguna manera. Podé el jardín, leí a Erich Fromm y hurgué entre mis posesiones para recuperar la sonrisa; ésta estaba un poco estrujada, la estiré en mi rodilla para que se ajustara a mi rostro. Encajó a la perfección, de tal manera que por la tarde, con un poco de confianza salí a la calle, y guiado por el arco iris, caminé bajo la lluvia, pensando insensiblemente en ella.



VIII

Y las palabras son libélulas atrapadas en mi garganta. En ellas persiste claramente su afán de vuelo, apenas limitado por un adiós que con terquedad pasó manchando la transparencia de sus alas.


IX

Sin aguja e hilo, con viejos retazos recogidos aquí y allá, me he sentado a zurcir la tarde. Al caer la noche me acerqué al espejo. En mi ropa, no cabían más agujeros.



X

La lluvia asomó. Con sus nudillos tocó un par de veces en las tejas. Le abrí la ventana para que al menos acercara su frescura, un rocío nada más, y huraña se largó. Dejó el presentimiento dibujado en las piedras del patio. Salgo a la vieja banca, y huelo su humedad en el vientecillo que mueve las rosadas flores del napoleón. El agua hierve, el agüero canta la urgencia del café, y no se cuela, pero su olor llega a mí desde algún hueco abierto en el recuerdo de otra tarde. Ésta tarde, con su falda corta corre a prisa, con sus manos evita que le sea levantada por la brisa. Se agitan las flores amarillas cerca del portón. Desde una de sus rendijas, entra la voz anónima de siempre, anunciando que la muerte llega en punto, a recogernos el abono de la vida consumida, y que nosotros suponemos, no será el último.


*Selección. 


Mortem
Alex Dario Rivera M
Colección Conmemorativa X Aniversario
(miCielo ediciones, 2017)






Alex Dario Rivera M. (Santa Bárbara, Honduras, 1975). Licenciado en Ciencias Sociales. Gestor cultural. Colaborador para periódicos y revistas nacionales e internacionales. Narrador, poeta y ensayista. Ha publicado los poemarios: "Introspecciones extintas" y "Desde los balcones", el libro de microhistoria "SITRAMEDHYS, medio siglo de lucha", y los libros de cuentos "De fugas y acechanzas" y "Recuentos a media luz". Su obra ha sido antologada en "Honduras, sendero en resistencia", "Poetas en los confines", "Kaya Awiska, Antología del cuento hondureño", en "Antología del cuento hondureño Siglo 21", en el "Tratado mesoamericano de libre poética: ecos náhuatl Honduras-México" y en la Antología latinoamericana "Letras sin fronteras II". Ha participado en eventos académicos y literarios en México, El Salvador, Nicaragua, Panamá, Argentina, Cuba, Uruguay, Ecuador y Perú, entre otros.

viernes, 10 de febrero de 2017

UN GATO DE OJOS GRANDES ME MIRA FIJAMENTE

Margarita Drago (Rosario, Argentina/NYC)


Un gato de ojos grandes me mira fijamente


Voy  detrás de una multitud no sé hacia dónde, vamos a hospedarnos en un lugar desconocido. Sin saber cómo y repentinamente, desaparecen todos y me quedo sola. Camino por un vecindario anónimo. Llego hasta la entrada de un edificio de paredes sucias, chorreadas de mugre de años, con inscripciones y grafitis en tonos grises y negro. Un señor hindú vestido con una camisola blanca de hilo está a la entrada. Le pregunto dónde estoy, y con la mano extendida me señala   un lugar en el interior, una habitación con las puertas cerradas, ubicada en la planta baja, detrás de una columna de cemento blanco sucio. No intento entrar; me asomo a una muralla de piedra gris que hay en el edificio y miro hacia abajo, buscando algo, una señal que me oriente dónde estoy. En una de las galerías hay un gato sentado sobre sus patas traseras; es pequeño y gris como mi gata, pero no es ella. Desde el lugar en el que estoy parada veo el torso del animal. El gato siente mi mirada, levanta la cabeza, la dirige hacia mí y me mira fijamente con sus ojos verdes, luminosos y redondos. Ahora hay alguien parado a mi lado, no sé quién es, no es la persona que estaba a la entrada, no me preocupa saberlo, ignoro su presencia y me dirijo al gato que ya no es un gato. Es mi madre. Sin sorprenderme el cambio repentino de la imagen, me dirijo a ella con angustia y le digo: “yo sé que nunca me quisiste, lo sé”. Y lloro. Ya no hay nadie en el edificio, ni mi madre, ni el gato, ni el hindú parado a la entrada. De pie y apoyada contra la muralla gris, me quedo con la mirada fija donde estaba el gato. Despierto acongojada.


La imagen de aquel gato de ojos grandes, luminosos y redondos que me miran fijamente y un poco entristecidos, se quedó grabada en mi memoria como una fotografía.

*
Visión

Pero a ti quiero mirarte
hasta que tu rostro se aleje
de mi miedo como un pájaro
del borde filoso de la noche.
Alejandra Pizarnik


Hoy, Northern Boulevard se me figura la avenida Cór­doba. Lo transito hacia el norte y los edificios se vuelven casas de ladrillo con jardines y enredaderas frescas trepadas a sus muros. Hoy, Northern Boulevard se estrecha, se torna calle familiar. Miro un punto fijo en la distancia, y se vuelve punto allá en el sur. Las nubes se precipitan contra la piedra del asfalto donde se dibuja el rostro de mi madre. Quiero atraparlo, grabarlo en la memoria, pero en el aire su imagen se diluye.

*

Presencia

Allá en el camposanto
reposan los huesos
de mi madre.
“De tanto llorar
me he convertido
en ceniza”, me dice,
en la cima del cerro
ante la presencia viva
de nuestros muertos. 


Colección Conmemorativa X Aniversario
(miCielo ediciones, 2017)




Margarita Drago es argentina radicada en Nueva York desde que salió de la cárcel. Es profesora de lengua española, literatura y educación en York College, de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Ha participado en congresos, coloquios, ferias del libro y festivales de poesía realizados en los Estados Unidos, Argentina, Perú, México, Honduras, El Salvador, República Dominicana, Puerto Rico, Cuba, España y Francia. Es autora del poemario Con la memoria al ras de la garganta; Fragmentos de la memoria: Recuerdos de una experiencia carcelaria (1975-1980)/ Memory Tracks: Fragments from Prison (1975-1980); Hija de los vuelos y coautora con Juana M. Ramos de Tomamos la palabra: mujeres en la guerra civil de El Salvador (1980-1992).

sábado, 28 de enero de 2017

CICLO DE CONVERSATORIOS



JORNADAS JUVENILES XXXVIII FILPM
Ciclo de conversatorios para jóvenes creadores
LAS POSIBILIDADES DEL LIBRO
La integración de las experiencias en la edición experimental



LUNES 27 DE FEBRERO
Conversatorio
TALLERES Y ESCUELAS DE ESCRITURA CREATIVA
Dr. Luis Martín Ulloa (Universidad de Guadalajara)
16:00 A 16:45 HRS.         
AUDITORIO SEIS


LUNES 27 DE FEBRERO 
Conversatorio
LA NUEVA ESCUELA MEXICANA DE GRABADO 
Alejandro Pérez Cruz (Taller Gráfica Actual)
Silvia Gaona (Taller Graphic Tenebris) 
18:00 A 18:45 HRS            
SALÓN FILOMENO MATA


MARTES 28 DE FEBRERO             
Conversatorio
LOS OTROS LIBROS
Armando Alanis Pulido (Acción poética)
Mónica González Velázquez (miCielo ediciones)
Mtro Raúl Renán (La máquina eléctrica)
Raquel Huerta Nava (El cocodrilo poeta)
18:00 A 18:45 HRS           
SALÓN MANUEL TOLSÁ


MIÉRCOLES 1 DE MARZO            
Conversatorio
EL LIBRO DE ARTISTA
Araceli Zúñiga
César Espinosa V.
19:00 A 19:45 HRS           
AUDITORIO CINCO        


DOMINGO 05 DE MARZO           
Conversatorio
EDICIÓN DIGITAL VS EDICIÓN IMPRESA
Mariano F. Wlathe
Miguel Antonio Lupián Soto
Mónica González Velázquez
14:00 A 14:45 HRS.         
PUNTO DE ENCUENTRO               


PONENTES



Alejandro Pérez Cruz (Ciudad Nezahualcóyotl, Edo. De México, 1966). Grabador. Estudió la Licenciatura y Maestría en Artes Visuales por la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, y el título de Especialista Universitario en Artes Visuales por la Universidad Politécnica de Valencia en España. Ha recibido premios y reconocimientos desde 1991 a la fecha, premios de adquisición y menciones honoríficas en bienales y concursos de grabado en México y el extranjero. Tiene más de veinte exposiciones Individuales y múltiples colectivas en México, Estados Unidos, Alemania, España, Medio Oriente, Polonia, África y América Latina. Ha impartido cursos y conferencias sobre Gráfica contemporánea en México, Alemania, España y Ecuador. Se encuentra en diversas colecciones. Actualmente desarrolla un proyecto académico dentro de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, sobre la enseñanza de la Gráfica Actual las posibilidades de resignificación del ícono cotidiano y la hibridación técnica, paralelamente es Director del Taller Gráfica Actual en Ciudad Nezahualcóyotl y Ediciones Contemporáneas AIR GRAPHICS en Hidalgo.





Araceli Zúñiga (Ciudad de México). Investigadora/guionista de radio y televisión educativa (TV-UNAM, Radio UNAM, Radio Educación). Ensayista sobre ciberculturas y vanguardias artísticas. Asesora de proyectos transdisciplinarios sobre arte y multimedia. Miembro del consejo editorial de la revista virtual Clon, de la UAM Xochimilco. Miembro del Consejo del Instituto de Semiótica y Cultura de Masas, centro de investigación y análisis crítico, A.C., Member of IASS/International Association for Semiotics Studies. Curadora y promotora de videoarte, video independiente y video experimental, específicamente de video artistas indígenas mexicanas. Coordinadora general, con César Espinosa, de las diez Bienales Internacionales de Poesía Experimental, A.C. (1985-2015).





Armando Alanís Pulido (Monterrey, Nuevo León 1969). Poeta. Estudió informática en la UANL. Subdirector de Vuelo de voces; coordinador del taller literario “Los días presentes de un futuro que pasó”; fundador del proyecto literario urbano “Acción Poética”. Colaborador de Blues del Gato, El Nacional, El Norte, El Porvenir, Historias de Entretén y Miento, Oficio, Salamandra y Tierra Adentro. Becario del Centro de Escritores de Nuevo León y del FOECA. Primer lugar en el concurso Escriba una Hoja y Viaje a Canadá 1992, organizado por la embajada de Canadá en México. Premio Nacional de Poesía Joven Ubaldo Ramos 1998, Tamaulipas. Premio a las Artes 2005 otorgado por la UANL. Premio Nacional de Poesía Experimental Raúl Renán de la Bienal Nacional de Literatura 2008-2009, Yucatán, por Nada que ocultar. Parte de su obra se encuentra incluida en Poetas de Tierra Adentro II y Poetas de Tierra Adentro III.






César Espinosa Vera (Ciudad de México). Estudió Letras Hispanoamericanas en la UNAM. Escritor, investigador, docente, promotor artístico. Fundador de los Cafés Literarios de la Juventud y coeditor de la Hoja Literaria Búsqueda (1963-1964). Fue integrante del Movimiento de Los Grupos, en los años setenta. Promovió y curó exposiciones de arte-correo en México (1982-84). Creó y ha sido coorganizador y curador de las Bienales Internacionales de Poesía Visual y Experimental (1985-2009). Fue profesor de Poesía Contemporánea en la Escuela de Escritores de la SOGEM/Instituto de Cultura del estado de Morelos. Asesor del Comité Organizador y ponente del 1º y 2o. Congresos Mundiales de Semiótica y Comunicación, Monterrey, Nuevo León. Coautor y compilador de los libros Signos Corrosivos. Textos sobre poesía visual, concreta, experimental, alternativa (1987) y de La Perra Brava. Arte, crisis y políticas culturales (2002); en 2011 publicó el libro Los nuevos híbridos. Arte, ciencia, conocimiento; tiene listo para imprimir un libro de ensayos sobre arte y poesía digitales. Es columnista de la revista virtual de arte de vanguardia chilena Escáner Cultural. Ha publicado artículos y ensayos sobre poesía, arte, política cultural y comunicación en diarios y revistas de México y diversos países.




Luis Martín Ulloa (Guadalajara, 1970). Editor y narrador. Es Doctor en Letras por la Universidad de Guadalajara. En esta misma institución es Profesor Investigador, en el Departamento de Estudios Literarios, donde desarrolla las investigaciones "Narradores mexicanos contemporáneos" y "El tema de la homosexualidad en la narrativa mexicana, siglos XX y XXI". Ha sido becario del CONACYT y del CONACULTA. Textos suyos (tanto de creación literaria como académicos), han sido traducidos al inglés y al croata. Ha publicado los libros de cuentos Damas y caballeros, y Personas (in)deseables. Ha sido profesor de literatura y coordinador de talleres literarios por más de veinte años.



Mariano F. Wlathe (Ciudad de México, 1986). Estudió Ciencias de la Comunicación en la UNAM. Autor de cuentos y minificciones. Sus textos se han publicado en diversas revistas y en más de diez antologías en México y España. Coordina y edita las antologías de mini ficción de la colección menor Que bajo su proyecto editorial Ficción 140.



Miguel Antonio Lupián Soto (Ciudad de México, 1977). Cursó el diplomado de “Literatura fantástica y ciencia ficción” en la Universidad del Claustro de Sor Juana. Ex alumno de Sogem, de la EME y de la Universidad de Miskatonic. Autor de varios libros terroríficos y director de Penumbria, revista fantástica para leer en el ocaso.



Mónica González Velázquez (Ciudad de México, 1973). Editora y poeta visual-experimental. Egresada de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM. A la par, cursó el Diplomado de Creación Literaria en la Escuela de la Sociedad General de Escritores de México. Le han sido publicados diez poemarios escriturales. También sus poemas han sido incluidos en antologías de México, España, NYC y Argentina. Destaca su incursión en la poesía visual-experimental, fue incluida en La palabra transfigurada: cien años de poesía visual mexicana (CONACULTA-INBA, 2014). Finalista en el Premio Internacional de Poesía Visual de Badajoz (España, 2015). Ha participado en la exhibiciones: Poesía Visual Internacional de Quilmes (Argentina, 2015), POESÍA SIN MARGEN Muestra Latinoamericana de Poesía Visual (Museo de Arte Contemporáneo Argentino; Buenos Aires, 2016), Bienal de Poesía Visual Experimental de Euzkadi en México (CDMX, 2016). Como editora especializada en ediciones alternativas, ha participado en el XV Encuentro Internacional de Editores Independientes y Ediciones Alternativas (Punta Umbría, Huelva; España 2008), Hispanic Heritage Month of York College (NYC; 2011 y 2012), Festival Internacional de Poesía Ileana Espinel Cedeño (Guayaquil, Ecuador; 2013 y 2016), Printed Matter's LA ART BOOK FAIR. The Geffen Contemporary at MOCA (Los Angeles, 2014) y The Americas Poetry Festival of New York (NYC, 2015).



Raquel Huerta Nava (Ciudad de México 1963). Escritora, editora e investigadora en humanidades. Egresada de la licenciatura en historia en la UNAM. Cursó el diplomado de historia oral en el Instituto José María Mora y el de historia de México en la Academia Mexicana de la Historia. Ha tomado talleres de poesía impartidos por Federico Patán, Enriqueta Ochoa y Francisco Hernández. Fue subdirectora de Publicaciones y Documentación del CNIPL del INBA en 1999. Ha realizado trabajos de investigación en el AGN, la Dirección de Estudios Históricos del INAH, la Dirección del Centro de Estudios Históricos del COLMEX, editorial Clío, el Colegio de Michoacán, el Archivo Histórico del Cabildo de la Santa Iglesia Catedral Metropolitana de México, y la UP. Impartió el taller de creación histórica “El oficio de historiar” a través del CNIPL del INBA y la Biblioteca Sebastián Lerdo de Tejada. Colaboradora de las principales publicaciones culturales de la República Mexicana. Premio Nacional Vidas para Leerlas 1997 otorgado por el CONACULTA para la creación de biografías por El guerrero del alba. Biografía del caudillo de la independencia Vicente Guerrero. Becaria del INBA en 1994. Becaria del FONCA para revistas literarias 1995-1996 y 1996-1997 por El Cocodrilo Poeta. Desde 1998 edita y coordina El Cocodrilo Poeta Virtual en: http://www.geocities.com/cocodril.geo.



Raúl Renán (Mérida, Yucatán, 1928), poeta, narrador y editor. Estudió letras modernas en la FFyL de la UNAM. Ha sido coordinador de talleres literarios; editor de Papeles (pliego seriado de literatura); autor de la colección Fósforos (cajas de poesía breve) y de la revista Ensayo; ha sido coordinador del consejo técnico editorial del INBA; subdirector del CNIPL; subdirector del Periódico de Poesía; fundador de El Gallo Ilustrado; director fundador y editor de La Máquina Eléctrica Editorial. En Mérida se creó en 1998 el Premio Nacional de Poesía Experimental Raúl Renán. Colaborador de El Ángel, El Gallo Ilustrado, Estaciones, La Jornada, La Plaza, Los Libros Tienen la Palabra, Nostromo, Sábado y Vuelta. Miembro del SNCA desde 1999. Medalla Yucatán 1987. Premio Antonio Mediz Bolio, 1992. Tiene publicados alrededor de 30 libros de cuento, poesía y ensayo.



Silvia Gaona (Estado de México, 1978). Grabadora. Maestra en Artes visuales por la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM con el tema de “Metamorfosis, la estética del mito del mal agüero: el femenino animal”. La gráfica le ha llevado por diversos caminos, en cada una de sus piezas conserva cierto estilo tradicional, sin embargo el enfoque al fusionar las diferentes técnicas es algo que viene desarrollando últimamente, además de recurrir al autorretrato y a los temas como son: la magia, el tonal, nahual, mito, etc. Ha participado en diferentes exposiciones colectivas e individuales tanto en México como en el extranjero, siendo su trabajo reconocido en la India, Indonesia, entre otros. Actualmente trabaja el tema del chamanismo de los Altos de Chiapas y otros estados de la república. 

viernes, 6 de enero de 2017

LAS POSIBILIDADES DEL LIBRO







Galeria Casa de la Nube 

Arte contemporáneo 

y miCielo ediciones 
c o n v o c a n 


Taller teórico-práctico
LAS POSIBILIDADES DEL LIBRO
Edición de Libro-objeto


Imparte: Mónica González Veláquez.
Directora de miCielo ediciones.

Dirigido a: Público en general, estudiantes y profesionistas de cualquier ramo, que deseen concebir y realizar un Libro-Objeto.

Objetivo
: Que los alumnos comprendan los mecanismos teóricos y prácticos para editar un Libro-Objeto.

Duración
: Jueves 19 al sábado 21 de enero, 2016.

Horario: 11:00 a 15:00 hrs.

Costo: $500 los tres días. Incluye material básico, sesión de presentación de resultados y constancia de participación.




CONTENIDO TEMÁTICO 


Toda especialidad presupone una base teórica, siendo el Libro-Objeto una rama del diseño editorial alternativo, es necesario conocer los principios básicos de diseño gráfico y editorial, para plantear un proyecto de libro. Mediante un resumen de la historia del diseño editorial se pretende que el tallerista pueda plantear un trabajo final reinventando la concepción convencional del libro como objeto. 


1. ¿Qué es un Libro-Objeto?

a) Antecedentes Históricos

b) El libro como obra de arte

c) El libro como objeto del deseo


2. Principios básicos de diseño editorial

a) Tipografía

b) Color

c) Imagen 


3. Procesos de impresión

a) Materiales

b) Formatos

c) Tipos de encuadernación


4. Planteamiento del proyecto

a) ¿Qué se quiere conseguir?

b) ¿A quién va dirigido el contenido del libro?

c) ¿Cómo va a comunicarse el mensaje?


5. Procesos de producción de una publicación alternativa


Todo proceso conlleva un método. La edición de un libro, debe suponer varios pasos que se siguen de acuerdo al tipo de publicación, en el caso de un Libro-objeto, estos pasos son importantes para darle coherencia a la edición; pero también es necesario vincular la teoría y la práctica al uso de la creatividad. 


6. Realización/producción

a) Trabajo editorial

b) Selección de textos

c) Corrección de estilo

d) Selección de ilustraciones

e) 1eros. Bosquejos (selección de material, tipografía, formato, tipo de encuadernación, etc.)

f) Elaboración


7. Planteamiento final y realización

Etapa individual del proceso creativo.



8. Exhibición y justificación conceptual


En una exhibición colectiva de todos los trabajos, cada alumno del taller tendrá que justificar conceptualmente el proceso de producción de su pieza.


______________________________________________________________



MÓNICA GONZÁLEZ VELÁZQUEZ (Ciudad de México, 1973). Egresada de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM de la Licenciatura en Diseño Gráfico. A la par cursó el Diplomado de Creación Literaria en la Escuela de la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM). Editora y poeta. Le han sido publicados: Tríptico de desamor, La luz y las sombras altas, Poesía reunida, Las cosas últimas; Gran mal, Glory box, Las eternas rutas, El misterio de los mundos vulgares, Breviario de la renunciación y Crónica de los días que ya no son. Antología poética 2001-2015 (El quirófano ediciones, Guayaquil 2016). Destaca su participación en La palabra transfigurada: cien años de poesía visual mexicana (Ediciones del Lirio, CONACULTA-INBA, 2014). Finalista en el Premio Internacional de Poesía Visual, Badajoz 2015. Directora y editora de miCielo ediciones.




Informes e inscripciones: 4624023 / Cel 246 127 0558 
galeria.casa.de.la.nube@gmail.com 

Galería Casa de la Nube
Arte Contemporáneo
Martín López N° 7, San Buenaventura Atempa, Tlaxcala, Tlax 



jueves, 15 de diciembre de 2016

ALGUNOS POEMAS REUNIDOS

 
 Soy de los que gritan para llamar un TAXI
Luis Alberto Arellano
(1976-2016)




Five Thousand Dollars (fragmentos)

Tú no existes.
La boca es un error:
Partir la naranja por la mitad
con un fino trazo de muñeca.
Tu nombre en una lista.
Tu cuerpo, o partes, en otra.
Todo en orden


Aprenda su lección.

Su cadáver no le pertenece

El cuerpo no transmite el odio al cuerpo

La charla no contamina el agua de rosas

Todo es propiedad privada

La mariposa ríe al final

El aroma no es simétrico

No confíe en tonterías.


No consulte nuestra política 

de privacidad.

Los mandriles alados
rondan las ventanas del hotel.
Aves que vuelan en línea recta
y se estampan en los muros de cemento.
Las costillas colapsadas
es una forma de recordar los secretos

del mundo.


El número para que me marques
es cuatro, cuatro, dos, dos,
ocho, seis, cinco, uno, cinco y seis.
No vomites en lugares públicos
a menos que sea insostenible.
Intenta mantener las manos sobre las rodillas
todo el tiempo que dure el despegue.
Prepara las preguntas y el contenido
de la charla.
Abre bien grande la boca si la onda de choque.


El uso de la fuerza
resulta, siempre, necesario.
Nada desaparece por su propia
voluntad.
Más en el reino vegetal
que entre los mamíferos superiores.
Hay que dejar rastro
si es posible.
Pero no es posible.


Malas palabras

En caso de reventar por los costados:
1 Calme a la persona de su extrema derecha
1.1 Si llega a salpicar pida disculpas
2 Hidrate el área purulenta
2.1 Utilice sólo agua o Sidra
2.2 Lance chorros regulares al área infectada
3 Reconozca que es un zombie
3.1 Diga en voz alta: Mi nombre es Luis Alberto Arellano y soy un zombie
3.2 Arranque una oreja mientras toma fuerza para continuar confesando
3.3 Simule que ha perdido la vista y debe tocarlo todo. Todo.
4 Guarde los dedos que vaya perdiendo o en su defecto vaya encontrando
4.1 O se re injertan o son un buen snack para largas caminatas en busca de carne fresca.
5 Préndase fuego
5.1 Mucho fuego
5.2 Alto octanaje para arder parejo
5.3 Deje a un lado los objetos metálicos que pueden causar daño a altas temperaturas
5.4 Vocalice la Ibis de Ovidio mientras aún tiene la mandíbula sujeta al cráneo
6 Despídase lentamente y todo el daño colateral en vasos de plástico rosa


Blackwater

Es por eso que pregunto
si sabes descifrar los sueños.
Espero tu respuesta pronta, amable, afirmativa.
O es que los sueños,
aquella actividad craneana que se despliega en estado REM y nos limpia poro a poro,
decía, los sueños están condenados
a terminar en el arroyo continuo de la nada.
El olvido viene en pliegues.
Es por eso que pregunto.
Todo comenzó como un domingo cualquiera, habían caído las bombas: 
no internet, no gobiernos, sólo tribus y astucia. El tipo de pueblo que te gustaría conocer.
Vino uno que se llama
como cualquiera de los apóstoles
y me pidió acompañarlo con otro que vende medicamentos.
Es decir, que antes de las bombas y la fuga eléctrica administró farmacia
y tiene bajo su custodia (armas y fuego permanente)
grandes pociones que alivian
las membranas sutiles del cuerpo.
Siempre he dicho que lo cutáneo es un estuche de terciopelo.
Dentro encontrarás bisutería que algunos ahora comen golosos por falta de cabra.
Éste, el bíblico, tenía auto que aún funcionaba.
En la cajuela cargaba un zombie que intentó morderme.
Lo guardaba ahí porque el zombie olía
perfecto el combustible para el auto.
Como un zombie varita de zahorí, pero para hidrocarburos refinados.
Llegamos al otro, el de los narcóticos 
y los niños jugaban con cabras montañesas, evidentemente radioactivas, 
su pelaje cubría hasta las pezuñas y su cornamenta se cruzaba por su frente 
en una X muy glamourosa. Muy alfa centauri. Cómo dices que se llama
a eso: glosolalia, oráculo o esquizofrenía.
Oligofrénico me decían en las calles.
Los tipos del mendicamento, pareja, querían a cambio el zombie zahorí.
Lo dejamos, lo comieron.
Así de simple el mercado cuando no hay leyes.
Trataron de venderme un niño de los de la calle.
Pero tú sabes que ya tengo hijos, uno.
Para qué más reveses argumentales,
para qué la retórica del yo lo digo.
Entonces los niños empezaron un juego que les divertía mucho.
Tomaron a una cabra, la mayor,
le rompieron las piernas con una barra de hierro
y luego azuzaban al animal para que los embistiera.
Entre gemidos de dolor y furia la cabra lanzaba cabezadas 
que eran débiles empujones para los niños.
Qué crees que signifique.
Significa algo seguro.
Como los temblores de tierra, que significan acomodo de las placas tectónicas. 
Liberación de energía. Puntos para el planeta.
Como los ovnis que significan NUNCA ESTUVIMOS SOLOS.
Como los árboles secos que significan destierro.
Somos un ciclo de caballos batiendo la estepa sin mucha certeza de sus límites.
Por eso las estrellas permanecen mudas, porque no saben hablar como nosotros.

*

 Sé que no has respondido.
Tus razones tienes: horror, olvido o ignorancia.
Todo es válido ahora que la vida flota
como a capas entre los humos de los cadáveres.
No sueño frecuentemente.
Por eso me pregunto qué significan.
Los egipcios lo tomaban en serio.
El faraón soñaba peste y ¡paff!,
caían las langostas a volver noche el día.
Los griegos no andaban muy lejos.
También tenían que interpretar los sueños.
Además había truco.
Los durmientes podían comunicarse con los muertos.
Aesclepio fundó una práctica de sanación
basada en el sueño.
El asunto era sencillo.
Llegabas, como podías, a cualquiera de sus templos,
dormías esa noche en el piso
y el dios médico brujo te visitaba,
ascultaba y receteba en sueños.
Al amanecer procedía pagar el hospedaje de esa noche única. 
O sea que el sueño era una avenida de ida y vuelta.
Pero nosotros ni la gracia de Moctezuma que soñó su caída. 
Porque hemos
perdido la claridad onírica.
Soñamos en idiomas extranjeros,
con vicios extranjeros.
Normal para esta decadencia.
Pero seguro tú sabes qué significan.
Los has estudiado.
Seguro tú reconoces sus bordes.
Te molesto con esa certeza.
Vino otro sueño.
Dos días después del primero.
Yo cuidaba un flanco de un fuerte militar.
Estábamos armados y entrenados.
Y vino una granada a volar la puerta en la que me apoyaba. 
Perdí un ojo y la mandíbula colgaba.
No sentía dolor, sino presión en el ojo.
Como cuando tienes un ojo flojo: Ambliopía.
Síndrome del ojo perezoso.
Algo de eso se esconde en mis dioptrías cotidianas.
Y yo hablaba y hablaba con la gente,
pedía instrucciones, recibía y transmitía órdenes,
pero nadie se atrevía a decirme que todo era un sonido gutural 
y que mi mandíbula colgaba del lado izquierdo,
unida por el tendón al cráneo,
pero que el lado derecho había caído
y estaba y no estaba.
Nadie me advertía que no hablaba más,
sino gemía muy mamífero,
pero que la comunicación oral había pasado sin dejar muchas huellas.
Aparecía en el sueño el mismo del nombre bíblico
y con cara de asco unía mi mandíbula
al lado derecho del cráneo, pero no se ajustaba.
Los sonidos eran peores en su definición.
Hice lo único sensato en ese momento y tiré con fuerza del lado izquierdo 
para desprenderla toda.
Qué crees que signifique esto.
Las cabras radioactivas y la mandíbula suelta tendrán relación entre sí.
Te mando saludos.
Espero que tu familia encuentre sosiego pronto.
Todos por acá estamos contigo y los tuyos en este momento.
Espero tu respuesta pronta, amable, afirmativa.




Dactilograma

Empecemos de una vez  Hay uno que piensa Ojos cerrados cuero rígido Rigor en los miembros quiere decir casi siempre carencia de movimiento No es muerte pero se le parece Hay uno que piensa Todo cerrado Ojos Oídos Esfínteres No bebe ni mastica polvo alguno Hay uno que piensa por todos bajo un árbol Si crees que esta historia es vieja revisa tu programación Hay uno que piensa ahora bajo un árbol Grande El árbol es grande El que piensa es un niño Casi un niño El árbol da frutos extraños Impronunciables en castilla El árbol es abrigo de otras fieras Mamíferos todos Monos coatíes mangostas El que piensa y el que finge que duerme Así lo llama el capital que lo rodea Cerrado todo No entra nada No sale nada De nada le sirven los brazos De nada el pecho Su piel es un estorbo y un lujo De nada le sirve la mandíbula A ese árbol se han acercado otros que no piensan Al menos no en silencio ni rodeados por la natura Llegan a rezarle al ese que piensa No duerme Finge que duerme porque así le enseñaron que la mente en blanco y los centros de energía Así que finge que duerme palmas arriba cabeza erguida Su cabello es largo y llega a los sus hombros Sus hombros son también un estorbo Si pudieran sus hermanos los venderían Es preciso decirlo A ese árbol lo rodea el capital El lucro rodea a ese árbol Donde uno finge que duerme Donde uno piensa y tiene como estorbo el cuerpo A ese árbol donde los coatíes hacen su nido Donde los monos lanzan frutas de nombre privado A ese árbol lo rodea el capital Grandes fuerzas multinacionales Hay videos que enseñan a meditar en seis idiomas: Farsí, tailandés, coreano, mandarín, italiano y castilla Hay mantas que simulan las vejaciones del que finge que duerme hace meses Mantas con los pies marcados en el lugar correcto Con las palmas al cielo Hay polen envasado que voló sobre su frente Se vende Todo está en venta Los monos están en venta Monos que le acercaron hojas rebosantes del rocío de la montaña en verano Y monos que le torcieron el rostro buscando un gesto que los divirtiera Inútil Todo el capital alrededor no es suficiente El que finge que duerme no despertará Si es que finge no está durmiendo Hará un gesto de fastidio cuando comprenda todo y lanzará un resoplido de aburrimiento Se sacudirá el polvo de las rodillas y volverá a  casa a dormir bajo techo Mientras eso llega el capital rodea su pensamiento Hay uno que piensa se corrió el rumor por valles y por montes Se supo que uno pensaba de espaldas a un árbol de gran tronco Con las raíces bien estrechas Uno que finge que duerme y piensa Los brazos inútiles El ojo quemado y polifémico Uno que piensa y está pensando en blanco Busca pensar en blanco Negar todo pensamiento y buscar el tropo sagrado El hálito primigenio La verdad oculta Revelación es el nombre del juego Pero no es un juego Es inútil pero no es un juego Tiene hermanos Son hombres de su tiempo Venden fotos del hermano pensando Dejan que la gente se acerque a veinte metros y disparan una vieja hipstamatic Venden también fotos del Bonzo Thich Quang Duc A colores Es decir coloreadas Una vieja técnica de colorear a mano con pastel u otro material una fotografía que originalmente era Blanco y Negro Thich Quang Duc ardió en escala de grises Así lo vimos todos esa tarde de noviembre del sesenta y tres El que finge que duerme no Era polvo cósmico perdido en la rueda de las reencarnaciones cuando Thich ardió por causa justa Thich no tuvo hermanos conocidos Este que piensa sí Dos mayores que él Ambos manejan la hipstamatic También venden videos con instrucciones para meditar en seis lenguas También manejan un negocio de telas al mayoreo Sus esposas se encargan de la comida El que duerme no ha ejercido la masticación en meses Y su alrededor después de treinta metros está lleno de olores combinados Ganado caprino puesto al fuego Pez no porque queda lejos Recuerden todo esto sucede en la montaña Aves en general Cocción de granos y especias múltiples Faltan licores pero los hermanos no han conseguido la licencia Están prontos El capital supone el ingenio necesario Que uno finja que duerma no quiere decir que todos estamos dormidos Pez no porque queda lejos Como las estrellas y los planetas Como el polvo cósmico de la rueda de las reencarnaciones Hoy amaneces águila Eres presa de la vejez y mueres para ser mantarraya Hoy amaneces grande y fornido Mañana te gritan abaja esos ojos casada pechos hermosos Hoy eres pasto de las llamas A la vuelta del ciclo eres un mantis religiosa en espera de la consorte Todo arriba para que llegue abajo Todo encima para que perezca al fondo Hay pozos que se hacen rascando la tierra Adentro ponen rostros sin nombre y viejas historias repetidas Las uñas no rasgan la tierra para salir porque las uñas no poseen la fuerza Ya todo es ido Todo encima de la tierra para que perezca Todo bajo todo cerrado para que nada entre o salga Empecemos de una vez antes que la rueda gire con nosotros dentro Meditar en seis idiomas: farsí coreano japonés mandarín italiano y castilla Tailandés vietnamita camboyano uzbeko hindi y francés Berebere pakistaní malayo cantonés maorí y griego Celan se lanzó del puente Mirabeu Un puente de hierro Una sola arcada de 104 metros de largo Todo hierro Pont de Mireabeu lo llamaba Apollinaire Le escribió unos versos sobre el amor que nos abrasa y se va Llega la noche suena la hora Los días se van y yo quedo Celan miraba el frío oscuro de las aguas y pensaba que de él se quedaba ¿En dónde Celan ahora según la rueda de las reencarnaciones? Pont Mirabeu es el último del Sena parisino 104 metros de largo y 10 de ancho Un peso total de 25 toneladas Si le recuerda al Pont Royal que conecta a Les invalides con les Champs Elysés es porque son obra del mismo arquitecto: Jean Reesal Celan miro el frío oscuro irresistible de las aguas una madrugada de abril del 70 ¿Escribiremos poemas de amor a los puentes? ¿De qué puente amaneceré colgado y prenderán fuego como escarmiento? ¿Qué lengua hablará mi ejecutor? Farsí coreano alemán checo polaco y catalá Empecemos de una vez lancemos los dados Cómo pude olvidar los dados Que gire la rueda y nos lance un trece conejo un cuatro venado casilla ocupada siete mandril once coreano tres filipina Todo de hierro 25 toneladas aproximadamente Fluctuat nec mergitur Resistir Stehen Je maintendrai Sobre la rueda hacer equilibrio y confesar que todo es aburrido y dar un resoplido limpiar de polvo la casaca y abrir un ojo luego el otro Que se larguen los mercaderes Hablar con lengua de los pájaros Hablar con lengua de los monos Hablar con lengua de los coatíes Decir que no importa Decir que Resistir Resistir Resistir Lo han filmado por 72 horas y el tipo sin movimiento Respira porque respira No bebe no mastica polvo alguno Piensa en silencio y con los sentidos en blanco Nada entra nada sale No escucha no palpa no gusta no ve no huele Todo cerrado como una flor antes del rocío Los monos le ofrecen rocío en hojas amplias y rebosantes Los monos le mastican granos y le abren los labios para que coma pero es inútil Todo cerrado Respira porque respira Resiste Se mantiene Un ojo Luego el otro



Escrito con ceniza

El hombre que duerme hace dos años
en el parque frente a mi casa
me ha dicho que mis poemas
le transmiten mensajes cifrados
desde un planeta más allá
de Alfa Centauro

me ha pedido que pare
que detenga mis ganas de joder
y que ya nada le diga de los genios
que habitarán la tierra dentro de mil años

Que me guarde las coordenadas precisas
de la abducción
y otras minucias siderales que a nadie convienen

Que no le recuerde lo que ha visto con horror
con ganas de volver las entrañas

Que me calle
que no escriba
que no dé la razón a los ángeles
de tristes alas que le recitan el código civil
en vocales muy cortas todas las tardes

Yo lo miro y tiemblo de pies a cabeza
como un pez fuera del agua
que empieza a boquear con resistencia
y se deja ir lentamente
hacia la muerte

Le he dicho que sí
que nunca más
que esto no puede seguir
que también a mí me resulta insoportable

Así que estas líneas
no tienen ningún mensaje oculto
ni nada que se le parezca
aunque haya quien /lleno de esperanza/ afirme lo contrario.



Luis Alberto Arellano (Querétaro, 1976). Sus libros de poesía son Erradumbre (Mantis editores 2003); De pájaros raíces el deseo (Écrits des Forges/Mantis editores, edición bilingüe español-francés, 2006),  P l e x o (FETA 2011); B o n z o (Ediciones El quirófano 2012); C o n t r a n a t u r a (Editorial Ponciano Arriaga & Editorial Torbellino, 2015), Grandes atletas negros (Luzzeta 2014) y Soy de los que gritan para llamar un TAXI (miCielo ediciones 2016). En ensayo ha publicado Fotogramas del ocio clase B. Parte de su obra (tanto poética como ensayística) ha sido traducida al catalán, inglés, alemán, portugués, árabe y francés. Incluido en la antología de ensayo El hacha puesta en la raíz; en el Anuario de poesía mexicana 2007; en Escribir Poesía en México; en Los más lindos poemas. 21 poetas mexicanos; en Remesa Poética de Ultramar/Festival Latinale Berlín; en El Vértigo de los aires 2011; en Cajita de música, Poetas de España y América del siglo XXI; Sólo cuento, volumen V; El Mezcladito, poesía de América Latina; y en la Antología General de la Poesía Mexicana. Becario en cuatro ocasiones por el Fondo estatal para la cultura y las artes; también fue beneficiario de Jóvenes Creadores del FONCA 2008-2009. Realizó una estancia de investigación en la New York University, sobre revistas literarias de los años 20. Tradujo Todo alrededor de lo que se vacía, de Linh Dinh, para Mantis editores; y Una probada de miel, de Bob Flanagan y David Trinidad, para Kodama Cartonera.